Oca

Share this:

7 comentarios:

  1. Llegar al jardín de la oca después de haber superado un camino en espiral, lleno de obstáculos... El pozo siempre me ha producido horror, más que la casilla de la muerte, fíjate tú!

    Besitos, y tiro porque me toca...

    ResponderEliminar
  2. Es una auténtica pasada pero yo estaría muerta de miedo con un pico así tan cerca de mi cámara jajaja

    ResponderEliminar
  3. ayyyyyyyyyy, qué monas las ocas.
    Me acuerdo que en Setúbal habia un par de ellas y quise tocarlas pero me dio miedo aunque a mi madre no, se acercó a la hembra y la acarició pero el macho que estaba junto a su pareja, ligue o lo que fuera le cuqueó o cómo se diga (cua, cua,...) y qué susto, jejejjeje

    ResponderEliminar
  4. Mercedes, porque lo que te gusta es jugar ¡cómo a mí!

    Besitos.

    ResponderEliminar
  5. Drea, es que la oca estaba entretenida con las migas de pan, que si no...

    ResponderEliminar
  6. Pixel, no son muy simpáticas que digamos, yo también fui con cuidado que no me hacía mucha gracia ese pico!

    ResponderEliminar
  7. ¡Oh Montse! que ilusión,a mi con los añitos que tengo me sigue haciendo una ilusión infantil conseguir acercarme a un animal, aquí en donde vivo hay muchas zonas de cesped y ha ido apareciendo una población cada vez mayor de zorzales, por lo general en parejas, y son muy poco temerosos, yo me voy acercando hasta estar lo más cerca que puedo y eso me produce un placer especial; que tontita....

    Cuando tenía 14 años bañándome en el lago Léman, en Lausana, estuve al lado de cisnes bien grandes y no tienen buen humor...pero que ilusión ¡ a ver quién supera esto!

    ResponderEliminar