El gato de Botero



Escultura obra de Fernando Botero en Rambla del Raval (Barcelona)

Share this:

12 comentarios:

  1. Mira que me lo había propuesto. Ripley no va a comentar en este blog salvo que vea algo que le guste y estime que se encuentra al nivel mostrado ya por Montserrat en fotografías precedecentes pero es que es hay cosas que no tienen un pase, no hablo de las fotos hoy que pueden gustar mas o menos y a mi no me gustan en absoluto pero esto es irrelevante, lo importante es que estas cosas afean y ensucian la ciudad. Botero es a la escultura lo que lo que Steven Seagal a un actor.

    Hoy colleja, con cariño pero colleja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La obra de Botero no es que me guste especialmente, es demasiado grandota, pero reconozco que tiene cierto encanto y el gato, bastante famoso ya, cuesta lo suyo de fotografiar, siempre está lleno de gente cerca ¡no veas el éxito que tiene! y es que hay gustos para todos.
      Acepto la colleja, jaja.
      Muchos besos.

      Eliminar
  2. Me gustan mucho las esculturas de Botero, tus fotos también, la primera con el coche movido solo le falta haber encuadrado un poco más por abajo, pero estupenda y el primer plano fantástico. Lo que me mata son las pintadas...
    Besos Montse

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo reconozco que Botero no es precisamente el escultor que más me gusta, sus pinturas me llegan mucho más, pero el gato tiene gracia. Me alegra que te gusten las fotos, Fernando, a pesar de las pintadas.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Hola Montse, tus fotos son fabulosas y a mi el gato me resulta muy divertido. Un beso muy grande, feliz tarde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso, divertido, esa es la palabra!!
      Muchas gracias, Lola y muchos besinos.

      Eliminar
  4. El gato se ve enorme, me da la impresión en la primera foto que cabría entre sus patas algún niño, lo digo porque ya sabemos lo dado que son estos a jugar y esconderse. El coche que pasa da la sensación que va a una velocidad vertiginosa. los encuadres son estupendos en ambas fotos.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Es enorrrmeee! Si te fijas en las sillas de la terraza de la izquierda, en la primera foto, verás el tamaño del animalito. Me satisface que te gusten las fotos :)
      Muchos besos, Antonia.

      Eliminar
  5. ¡Anda! No sabía que Botero hubiera esculpido un gato y que estuviera en Barcelona :( ¡Me lo dejé sin ver este verano! Jope

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues nada, eso se arregla volviendo a Barcelona ¡y de paso nos vemos y nos tomamos unas birras!
      Besetes, Holden.

      Eliminar
  6. De hecho este gato ha dado unas cuantas vueltas hasta hallar éste su emplazamiento quién sabe si definitivo.

    También lo instagramicé en su momento y con dos instantáneas con la muy parecidas a las que muestras

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, este gato ha estado en varios sitios de la ciudad ¡a ver lo que dura en el Raval!
      Las tomas no son muy originales, todos más o menos queremos una foto de costado y una de la cara del gato y también una que se vea todo entero hasta la larga cola, pero ese ángulo no que quedó bien.
      Sese, yo creo que en tu cuenta de Instagram tienes más fotos de Barcelona que yo aquí, jeje.
      Besitos.

      Eliminar