Olivas y Arenques


Share this:

10 comentarios:

  1. con el hambre que hay a estas horas....

    ResponderEliminar
  2. No me gusta comer nada de lo que veo ahí, pero me parece igualmente preciosa la fotillo

    ResponderEliminar
  3. uy uy, niña!!! ve sacando las cervecitasssss (y el pan)
    besitos

    ResponderEliminar
  4. Mª José ¿ya te has comido las olivitas?, jolín ahora que traía las cañas...

    ResponderEliminar
  5. Drea, tú como mi hija, que no le gustan las olivas ¡a mí me chiflan!

    ResponderEliminar
  6. Mercedes, ahora venía yo con las cañitas frescas (que con el frío estarán heladas), pero casi que nos venimos mañana a la hora del vermut ¿no?

    ResponderEliminar
  7. ¡¡¡Montse!! yo no me entero de nada, no me había dado cuenta de que tienes este otro blog. Que tremenda eres, yo no hago nada de nada, que vergüenza.

    Me encantan estas fotos tuyas. Esta concretamente tiene cosas que me gustan.Una rebanada de pan con tomate, aceite de oliva y briznas de sardinas es algo que me encanta, siempre me recuerda a mi padre, que se sentaba a pelarlas con mucho cuidado y las dejaba limpísimas, luego mi madre preparaba lo demás mmmmm ¿te gusta?

    ResponderEliminar
  8. ooooooooooohhhhhhhhhhhhhh!!!!!!!!!!!mmmñññmñmñmñmñmmmmmmmmmmmmmmm!!!!!!!!!!!!
    (quiero!)


    besos*

    ResponderEliminar
  9. Rosa, la verdad es que soy un desastre, lo lancé por Facebook cuando a´´un tenía errores y por eso aún no lo he "presentado en sociedad", no se puede enlazar ¡menudo lío!. En cuanto lo arregle (si puedo) ya te lo haré saber, pero de momento aquí está.

    Hablando del pan con tomate... tengo una foto estupenda ¡con una pinta que pa qué!. Me encanta que me cuentes estas cosas, familiares y que siempre nos transportan a momentos inolvidables.

    Un beso, guapa y gracias por pasarte.

    ResponderEliminar
  10. Rayuela, coge, coge ¡están riquísimas! y nos podemos llevar unas cuantas para cuando nos sentamos en los bancos ¿verdad?

    Besos ^_^

    ResponderEliminar